Blog / Etiquetas / misterioso

Mostrar todos los mensajes de blog

Mensajes de blog con la etiqueta 'misterioso':


  • Los Magos de Oriente.

    SIGNOS POPULARES NAVIDEÑOS. EPIFANÍA.

    Significado de la Fiesta. Los Reyes Magos: ¿Eran Reyes? ¿Eran tres? La Estrella. La Rosca de Reyes.

    La Epifanía.

    Epifanía quiere decir manifestación. En este caso manifestación de Dios. Ya en el Antiguo Testamento se habla de manifestaciones de Dios, es decir, de epifanías. Sin duda que la más grande fue a Moisés en el Monte Sinaí, entre rayos, truenos y relámpagos (Ex. 19, 6 ss.). Pero no menos importante fue la acaecida a Elías, en el suave murmullo del viento (I Re 19, 12b-13).

    En el Nuevo Testamento o Alianza hay una teofanía singular en la Transfiguración de Jesús en el Monte (Mt. 17, 1-5), cuando sus vestidos resplandecían de luz y su rostro brillaba como el sol. Sin duda significaba el nuevo y definitivo Moisés que, haciendo Alianza con Dios, nos conduce a la verdadera Tierra de la libertad, a la Resurrección y la Vida.
    Testigos de esta Transfiguración fueron Pedro, Santiago y Juan, por el Nuevo Testamento, y por el Antiguo Testamento Moisés (la Ley) y Elías (los Profetas) que se aparecieron con Jesús (¿resucitados:).

    ¿Qué es, entonces, esta Fiesta de la Epifanía que se celebra el 6 de enero, en pleno tiempo de Navidad y antes de él concluir?

    Popularmente quedó como la Fiesta de los Reyes Magos, como una manifestación de Jesús a pueblo que no lo conocían ni habían sentido hablar de Él.

    Pero vayamos por partes.

    Qué se celebra en la Epifanía.

    Si bien ha tomado preponderancia popular lo que señalábamos antes, en este día se celebran tres acontecimientos o manifestaciones de Jesús, que están hermosamente señaladas en las
    antífonas de los Cánticos Evangélicos de Laudes (oración de la mañana) y Vísperas (oración de la tarde).

    1. La manifestación a sus discípulos.

    El primero de ellos es la manifestación de Jesús al círculo íntimo de sus discípulos.
    Fue en las Bodas de Caná, cuando fue invitado con su Madre y discípulos, y ante el pedido de aquella, cambia el agua en el mejor vino (ya que estaba faltando), la Antigua Alianza por la Nueva, y la Escritura dice que entonces sus discípulos creyeron en Él” (Jn. 2, 11).

    De una simple relación de amistad o de maestro a discípulos, éstos pasan a ver en Jesús algo más, manifestado en el signo que acaba de realizar.

    2. La manifestación al Pueblo de Israel.

    El segundo acontecimiento que se celebra en este día es la manifestación de Jesús al Pueblo de Israel en su Bautismo.

    Si vamos al texto de Mateo 3, 16-17, contemplamos que cuando Jesús es bautizado por Juan (solidarizándose con la raza humana y santificando con su descenso a las aguas todo el universo), varios signos lo acompañan.

    Desde el cielo desciende una paloma, signo del Pueblo de Israel, corporalización del Espíritu Santo (Mt. 3, 16c) que lo unge para la misión de la vida pública.

    También una paloma soltó Noé en el final del Diluvio para ver si las aguas habían bajado (Génesis 8, 8-12), hasta que se posó en Tierra Firme para no regresar.

    Ahora regresa sobre la Nueva Tierra del Cuerpo limpio del Señor, libre de las aguas borrascosas de la inestabilidad.

    Los cielos cerrados a nuestros primeros padres (Génesis 4, 23-24) se abren (Mt. 3, 16:), y la voz del Padre (Mt. 3, 17) da testimonio de que Jesús de Nazareth es su Hijo muy amado, igual a Él, a Quien debemos escuchar para ser hijos en el Hijo, para que siguiendo el proceso inverso, por nuestro Bautismo (sumergirnos en Cristo) recibamos el Espíritu Santo que nos hace hijos amados del Padre Celestial.

    Es de notar, a manera de ilustración, como el Padre profesa su amor a su Hijo, signo de que toda paternidad debe manifestar su amor explícitamente a los hijos que engendra para la vida, y decírselo.

    3. La manifestación a todos los hombres.

    Los Magos venidos de orientes significa la más amplia manifestación de Jesús.
    No ya a sus discípulos, ni al Pueblo de Israel, sino a lo que no tenían la fe del Pueblo elegido ni esperaban al Mesías Prometido.

    Está hermosamente detallado en el Evangelio de Mateo (2, 1-12), recibido posiblemente por el evangelista de la familia de José, ya que es en Mateo donde las comunicaciones del Ángel del Señor se hacen a José, mientras que en Lucas se hacen a la Virgen (posiblemente entrevistada por el médico griego).

    Vayamos ahora directamente a la cuestión de los Magos de Oriente, tratando de responder si eran Reyes, cuántos eran, qué significación tienen las ofrendas, dones o regalos que entregaron a Jesús y la cuestión de la estrella. Finalmente, el fruto del encuentro con Jesús.

    a. ¿Eran Reyes?

    La Escritura nada dice al respecto. En el v. 1 del cap. 2 de Mateo sólo se habla de unos Magos de Oriente.

    Pareciera que a los primeros teólogos no les cerraba esta cuestión de unos “magos” que visiten al Mesías, ya que el término podía parecer emparentado con el oscurantismo, la magia, la brujería o la hechicería.

    Además, en los dones que le traían a Jesús, vieron cumplido el Salmo 71, o 72, según sea la tomado del hebreo o del griego, mesiánico, en que dice que los “reyes de Tarsis y de las islas, los de Arabia y de Sebá, le traerán regalos”, y “que se postren ante él todos los reyes” (vv. 10-11).

    En realidad, serían sacerdotes persas, astrólogos, que habían visto una constelación que ya pasaremos a explicar.

    Buscaban a Dios en el sagrario de su conciencia, y allí se encontraron con la Verdad que cambió el rumbo de sus vidas (Mt. 2, 12:).

    :) ¿Cuántos eran?.

    Nada dice la Escritura acerca del número.

    Como tres eran los obsequios, pronto se identificó un rey mago por regalo, y así se introdujo el número de tres, aunque a veces se han hablado de cuatro y hasta de dos.

    Y para hacerlo “más redondito”, se colocó uno por cada continente conocido: el blanco europeo, el amarillo achinado asiático y el negro africano.

    c) El significado de los dones.

    El oro era propio de los reyes, por eso se lo ofrecen a Jesús, Rey de Reyes y Señor de Señores. Rey de la vida y del corazón, de la historia y del universo. Del tiempo presente y del tiempo final. El que es, el que era y el que va a venir.

    El incienso es propio de la divinidad. A ella se ofrece su aroma.

    La mirra es propia de la condición mortal. Con ella se ungen los cuerpos para la sepultura, y era un signo de la pasión redentora que nos salvaría por Jesús.

    e) La estrella.

    Según estudios del renombrado astrofísico Kepler, corroborado luego por muchos más y por los padres jesuitas, que se dedican con pasión muchos de ellos a la ciencia astrológica, alrededor del año 7-6 antes de Cristo, fecha en que según los historiadores se coloca su nacimiento, se produjo una conjunción de Saturno y Júpiter en la constelación de Piscis.

    Esta conjunción se repetiría varias veces luego en el transcurso de nuestra era. Hace aparecer una estrella brillantísima que, yendo de Jerusalén a Belén, pareciera que se moviera (cfr. v. 9b.c de Mt. 2)

    Según el significado antiguo de las conjunciones de planetas y constelación, quería decir lo siguiente, y por eso los Magos se ponen en camino hacia Palestina, a pesar de la distancia (2 años hacía que habían visto aparecer el fenómeno, según los datos proporcionados a Herodes ):

    Saturno era la estrella que guiaba al pueblo que estaba en Palestina.

    Júpiter indicaba un gran Rey que habría de nacer.

    Y la constelación de Piscis significaba la estrella del Final de los Tiempos.

    Por lo tanto quedaría así: “El Gran Rey del Final de los Tiempos iba a nacer en Palestina”.

    Y acuden a adorarlo, ya que una lumbre mayor esclarecía sus mentes y corazones.

    f) El cambio de rumbo.

    Un apartado simple y final para la epopeya de los magos.

    Habiendo encontrado a Jesús, no siguen ya sus camino, sino que cambian de rumbo para seguirlo a Él.

    Nadie que se encuentre con Jesús puede seguir por el mismo camino que andaba hasta que lo encontró (Mt. 2, 12:).

    Significado de la Fiesta de Epifanía.

    I. Los buscadores de la luz. Los magos representan a todos aquellos que sin una revelación explícita del Dios judeo-cristiano, sin embargo buscan la luz, la verdad, la vida, la paz, la justicia, el amor, lo bello, el bien, ya sea porque está revelado en sus religiones por las “semillas del Verbo esparcidas en ellas (Concilio Vaticano II), o bien porque son fieles al Dios que les habla en el Sagrario de su conciencia, aún sin creer en Él o sin buscarlo explícitamente; pero sí implícitamente en los valores señalados.

    II. La entrega generosa y alegre. Los magos se llenan de alegría al ver la estrella sobre la Gruta de Belén (Mt. 2, 10), y le entregan con generosidad y desprendimiento sus dones de oro, incienso y mirra (v. 11:).

    III. El cambio de rumbo. Ya mencionado, el encuentro sincero con Jesús produce el retornar desde Él por camino distintos (v. 12:). Recordemos que Jesús es el Camino (Juan 14, 6).

    IV. La estrella. Significa todos aquellos signos que nos llevan hacia Dios, incluso naturales, pero que en última instancia son también mensajes y creación suya. La Sagrada Escritura completa y perfecciona este mensaje (Mt. 2, 4-6), pero hay que saber descubrirlos porque la vida está llena de ellos.

    V. Dejarlo todo. Las dificultades. Los magos dejaron todo para ir hacia lo desconocido ante el mensaje de Dios. Lo mismo hizo en otro tiempo Abraham, el padre de la fe (cfr. Génesis 12, 1-4a). Dejaron sus comodidades, sus palacios, sus familias, su entorno conocido, para ir hacia lo que no sabían. No temieron las dificultades del larguísimo camino ni, al llegar o antes de irse, pasaron por la posada a descansar o se quejaron ante María y José de las seguras callosidades y dolores de los pies. Van y vienen guiados por esa luz interior que no les hace desviarse un ápice de su camino (cfr. Lucas 10, 4: “no se detengan...por el camino”).

    VI. El pesebre y el palacio. Venían a adorar a un Rey. Lo lógico es que estuviera en un Palacio. Jesús es de la descendencia de David, Salomón, etc., cuna de los esplendores de Israel, por parte de su padre virginal, por la que la misma le correspondía (mateo 1, 6.16). Era una casa real venida a menos, pobre. Que para y pare en un establo. Los magos seguramente vendrían de sus palacios de oriente, pero no se escandalizan al ver al Rey en el establo, ya que una Luz mayor los ilumina.

    VII. El ser “estrellas”. No quiere decir esto el ser o creernos los mejores, según lo entiende el mundo vanidoso. Significa el ser estrella para los demás como lo fue la estrella para los magos. Que sepamos conducirlos a donde está Jesús y luego desaparecer sin querer hacer notar el fulgor que tuvimos al conducirlos (cfr. el testimonio de Juan Bautista en Juan 3, 20: “es necesario que Él crezca y que yo disminuya” –y me apague- (n.a.).

    La rosca de reyes.

    Según sabemos, Herodes mandó a matar a todos los niñitos menores de 2 años, según era la fecha en que había aparecido la constelación astronómica (Mt. 2, 16:).

    Jesús se salvó por el mensaje del Ángel a José (Mt. 2, 13), yendo para Egipto como anteriormente lo había hecho su Pueblo.
    (No hay fecundidad apostólica ni vida en abundancia sin antes haber pasado por “Egipto”, signo y realidad del desierto, el sufrimiento, la esclavitud, la marginación, la opresión injusta, manteniendo la fidelidad al Señor que nos llamó).

    Las mujeres hebreas de Belén, para no perder a sus niños, los escondían en tinajas de harina.

    Más adelante, celebraban los judíos la salvación de muchos ese día haciendo y comiendo panes asimos para esa fecha.

    La tradición cristiana, celebrando la liberación de Jesús niño en su huída que dejó desairado al perseguidor, elaboró una rosca de gustosos ingrediente. La forma circular de la misma significa la eternidad de Dios, que no tiene principio ni fin, Quien fue el liberador de Jesús.

    Dentro de esta rosca signo del Dios eterno que salvó a Jesús de la muerte prematura, se colocan uno o dos muñequitos que representan al Niño Dios, inmerso en el Dios eterno.

    Las confituras, pasas, cerezas, nueces, frutas abrillantadas, que tanto nos gustan y la decoran, significan las distracciones banales del mundo, que nos alejan y separan del encuentro con Jesús.

    El que encuentra al Niñito en su interior, es celebrado y se transforma en el centro de la reunión (ganó, diríamos en criollo).

    Tiene esto un profundo significado: Las distracciones y tentaciones del mundo no deben apartarnos del encuentro con Jesús, por muy bonitas y dulces que parezcan ser.

    Y Jesús está inmerso en la eternidad de Dios, por más que se comunica salvadoramente en el tiempo y el espacio de este mundo.

    Gustavo Daniel D´Apice - Profesor de Teología – Pontificia Universidad Católica

    http://es.catholic.net/gustavodaniel

    http://gustavodaniel.autorcatolico.org

    http://sfn.org.ar/dialogando

    gusdada@uolsinectis.com.ar

    • 5 de diciembre del 2007
    • sin comentarios
    • sin votos
  • El Día Final.

    EL Día Final

    Es también lo que se llama “el fin del mundo” o el “Juicio Final”, que lejos de ser catastrófico, será un día de dicha sin fin, en que los muertos resucitarán incorruptibles (I Tes. 4, 16:), los vivos serán transformados siendo transfigurados e inmortalizados en sus propios cuerpos (I Tes. 4, 17), y el universo será transformado también desde dentro(Rom. 8, 21), gozándonos en la contemplación de Dios y en la compañía de unos con otros en un mundo renovado y repleto de luz, donde no existirá ya el llanto ni el dolor, y donde no habrá ninguna maldición (Ap. 21, 4. 22, 3).

    No existirá la noche, ni habrá necesidad de la luz de las lámparas, porque el Señor Dios será la Luz Eterna (Ap. 22, 5) y Él será su resplandor.

    Los cielos nuevos y la tierra nueva son descriptos en el Apocalipsis, en los 2 últimos capítulos de la Biblia (Ap. 21- 22), donde se narran los “Cielos nuevos y la tierra nueva”: El mundo creado bueno en un principio (Génesis 1, 4), no está destinado al fracaso, ni a la corrupción, ni a la destrucción, sino a ser inmortalizado desde dentro, y renovado con una claridad superior e incorruptible.

    La Última Venida de Jesucristo es lo que los cristianos denominamos “la Segunda Venida Gloriosa del Mesías”, mientras que nuestros padres en la fe esperan la Primera. Es un factor de unidad al fin entre ambos (Cat. Igl. Cat. Nº 840).

    Jesús aparecerá glorioso así como ahora está, resucitado con su propio cuerpo y lleno de “Poder y Majestad”, en su postrera y definitiva manifestación, llamada también “Parusía”, es decir, Venida Final.

    Se llama Juicio Final porque todos comparecerán ante Jesús como Juez, y allí cada uno recibirá la recompensa (Juan 14, 1-3), y los demás se enterarán del justo juicio de Dios. Es un Juicio Público, distinto del Juicio Particular, que se produce en el momento de la muerte, cuando el alma, desprendida de su cuerpo, comparece solitaria ante Dios.

    En el Juicio Final todos se enterarán de la sentencia. Además, no será solamente con el alma, sino que volveremos a ser personas, con alma y cuerpo ya inmortales, y, por supuesto, este Juicio no se produce en el día de la muerte, sino en el Día Final.

    La justicia y la misericordia de Dios se harán presentes al fin.

    Justicia que manifiesta su misericordia, y misericordia que manifiesta su justicia.
    No solamente nos queda encomendarnos a ellas, sino ya desde acá realizar las cosas para obtener un juicio favorable, de salvación, y no ser condenados por unas pocas cosas, unos pocos días, en que nos hayamos alejado de Dios en esta tierra.
    Al fin y al cabo, una vida, compuesta por los años que sean, ¿no son unos pocos días ante la eternidad inconmensurable que se abrirá paso en el Tiempo Final?

    Tiempo en el que ya no habrá más tiempo (el tiempo es la medida del movimiento), sino una prolongación indefinida y siempre nueva de un estado de vida de paz, de dicha y de felicidad, que ya ha comenzado con la Pascua de Jesús, o de condenación, desesperación y maldad, en medio de Satanás y sus ángeles.

    Esperemos encontrarnos entre los primeros.

    Gustavo Daniel D´Apice
    Profesor de Teología
    Pontificia Universidad Católica

  • Las cualidades de los cuerpos resucitados.

    LAS CUALIDADES DE LOS CUERPOS RESUCITADOS ¿Cómo es el Cuerpo Resucitado de Jesús, y cómo serán los nuestros?

    A) Es el propio cuerpo:

    Los muertos resucitarán con el mismo cuerpo que tuvieron en la tierra (idéntica y numéricamente el mismo).

    Tanto mi cuerpo como tu cuerpo, serán los mismos cuerpos, aunque transfigurados, glorificados, inmortalizados, resucitados.

    El concilio de Letrán (1215) declara: “Todos ellos resucitarán con el propio cuerpo que ahora llevan” (Dz 429).

    Referencias Bíblicas:

    La Sagrada Escritura da testimonio implícito de esa identidad material por la palabra que emplea: “despertarse”.
    Solamente habrá verdadero despertamiento cuando el mismo cuerpo que muere y se descompone sea el que reviva de nuevo:

    a) 2 Mac 7,11: “De él [de Dios] espero yo volver a recibirlas [la lengua y las manos]”
    :) 1 Cor 15,53: “Porque es preciso que lo corruptible se revista de la incorrupción y que este ser mortal se revista de inmortalidad”.
    c) Flp. 3,21: “ Él [Jesucristo] transformará nuestro pobre cuerpo mortal, haciéndolo semejante a su cuerpo glorioso, con el poder que tiene para poner todas las cosas bajo su dominio.
    d) Cf. Lc 24,39, en la aparición de Jesús resucitado a los Apóstoles, Él les dice que no es un espíritu, pues posee carne y huesos, y les muestra sus manos y sus pies.

    Los cuerpos resucitados estarán libres de deformidades, mutilaciones y achaques.
    Estarán en su máxima perfección natural (plenitud del ser)

    Con respecto a la edad: será una edad madura pero joven, como la de Cristo, aproximadamente 36 o 37 años ( 6 a. C . - 30 d. C).

    Tendrán diferencias sexuales y órganos de la vida sensitiva, pero no se ejercerán las facultades biológicas y vegetativas, como comer, beber, procrear.
    Cfr. Mt. 22,30 “En la resurrección todos serán cómo ángeles en el cielo”.

    :) Cualidades del Cuerpo Resucitado:

    Según el modelo de Jesús Resucitado que aparece en los Evangelios: Serán semejantes a Su cuerpo: Mt 28ss, Mc 16, Lc 24, Jn 20ss, Flp. 3,21:

    I. Impasibilidad:

    Es decir, la propiedad de que no sea accesible a ellos mal físico de ninguna clase, es decir, el sufrimiento, la enfermedad y la muerte. Definiéndola con mayor precisión, es “la imposibilidad de sufrir y morir”.
    Ap. 21, 4 : “Él enjugará las lágrimas de sus ojos, y la muerte no existirá más, ni habrá duelo, ni gritos, ni trabajo, porque todo esto es ya pasado”.

    Lc 20, 36: “Ya no pueden morir”.

    La razón intrínseca de la impasibilidad se encuentra en el perfecto sometimiento del cuerpo al alma que es inmortal.

    II. Sutilidad, sutileza o penetrabilidad:

    Es la propiedad por la cual el cuerpo se hará semejante a los espíritus en cuanto podrá penetrar los cuerpos sin lesionarse ni lesionar, es decir, podrá atravesar otros cuerpos.

    No se debe creer que por ello el cuerpo se transformará en sustancia espiritual o que la materia se enrarecerá hasta convertirse en un cuerpo “etéreo”.

    Veamos ejemplos conforme al cuerpo resucitado de Cristo:
    Jesús resucitado atravesó las sábanas (Jn 20, 5-7).
    Salió del sepulcro sellado por la piedra (Mt 28,2).
    (Un ángel movió la piedra, no para que Jesús saliera, sino para que las mujeres que fueron a visitar el sepulcro pudieran entrar allí y ver que el Señor ya no estaba).
    Entra en el Cenáculo aún estando cerradas las puertas –atrancadas, dice el original griego- (Jn 20, 19.26).

    La razón intrínseca de esta espiritualización la tenemos en el dominio completo del alma glorificada sobre el cuerpo ( en cuanto es la forma substancial del mismo).

    III. Agilidad:

    Es la capacidad del cuerpo para obedecer al espíritu en todos sus movimientos con suma facilidad y rapidez, es decir, en forma instantánea.

    Esta propiedad se contrapone a la gravedad y peso de los cuerpos terrestres, de acuerdo a la ley de la gravitación.

    El modelo de la agilidad lo tenemos en el cuerpo resucitado de Cristo, que se presentó de repente en medio de sus apóstoles y desapareció también repentinamente:
    Lc 24, 31: “Entonces los ojos de los discípulos se abrieron y lo reconocieron, pero Él había desaparecido de su vista”.
    Lc 24, 34: “ Es verdad, ¡El Señor ha resucitado y se apareció a Simón!”
    Lc 24, 36: “Todavía estaban hablando de esto cuando Jesús se apareció en medio de ellos y les dijo <>”.

    La razón intrínseca de la agilidad la hallamos en el total dominio que el alma glorificada ejerce sobre el cuerpo, en cuanto es el principio motor del mismo, por lo que este no le opone resistencia.

    IV. Claridad:

    Es el estar libre de todo lo ignominioso y rebosar hermosura y esplendor.

    Jesús nos dice: “Los justos brillarán como el sol en el reino de su Padre” (Mt 13, 43)

    Un modelo de claridad lo tenemos en la glorificación de Jesús en el monte Tabor (Mt 17, 2)
    Y después de su resurrección (Cf. Hch. 9,3).

    La razón intrínseca de la claridad la tenemos en el gran caudal de hermosura y resplandor que desde el alma se desborda sobre el cuerpo.

    Es menester aclarar que el grado de claridad será distinto – como se nos dice en 1 Cor 15, 41, haciendo referencia a la condición de los cuerpos resucitados: “Cada cuerpo tiene su propio resplandor: uno es el resplandor del sol, otro el de la luna, otro el de las estrellas, y aun las estrellas difieren unas de otras por su resplandor”- y estará proporcionado al grado de gloria con el que brille el alma; y la gloria dependerá de la cuantía de los merecimientos.

    Ahora, ¿Cuándo sucederá esto?:

    En el fin del mundo, donde se realizará el Juicio Final, la Parusía o Nueva Venida de Cristo.

    Recordemos que Jesús dejó incierto el momento en que verificaría su Segunda Venida: Al final de su discurso sobre la Parusía, declaró: “En cuanto a ese día o a esa hora, nadie la conoce, ni los ángeles del cielo, ni el Hijo, sino sólo el Padre” (Mc 13,32).

    Finalmente, siguiendo las recomendaciones del apóstol Pablo, procuremos que nadie devuelva mal por mal.
    Por el contrario, esforcémonos por hacer siempre el bien entre nosotros y con todo el mundo.

    Estemos siempre alegres.

    Oremos sin cesar.

    Demos gracias a Dios en toda ocasión: esto es lo que Dios quiere de todos nosotros, en Cristo Jesús (Cf. 1 Tes 5, 15-18).

    Estemos preparados, vigilantes, en vela (despiertos, alertas), pues el Señor esta cerca:

    ¡Amen, ven Señor Jesús! (Ap. 22, 20).

    Gustavo Daniel D´Apice
    Profesor de Teología
    Pontificia Universidad Católica
    www.es.catholic.net/gustavodaniel
    //gustavodaniel.autorcatolico.org
    www.sfn.org.ar/dialogando

  • El Vía Crucis Bíblico de Juan Pablo II.

    El diario pontificio L´Osservatore Romano publicó la nueva ordenación de las catorce estaciones del piadoso ejercicio del Vía Crucis, tan aconsejable en el Tiempo de Cuaresma y los viernes en general, que es día penitencial para la Iglesia.

    Quien lo estrenó fue el Papa Juan Pablo II en el Coliseo de Roma.

    La característica de este nuevo Vía Crucis es su referencia bíblica, ya que de las catorce estaciones hablan los Evangelistas.

    Estas referencias enriquecen el ejercicio del “Camino de la Cruz”, y las hacen más útiles al pueblo cristiano que quiere meditar los pasos de Jesús desde Getsemaní hasta el sepulcro.

    Se han suprimido, aunque quedan para la devoción de los fieles por su raigambre en la secular tradición popular, las tres caídas, el encuentro de Jesús con su Madre y con la Verónica. No porque nada de esto haya ocurrido, sino para darle un fundamento evangélico y bíblico, ya que los Evangelios no pueden llegar a contener todo lo que Jesús hizo y dijo (Jn 20, 30-32.21, 25).

    En cambio se recuerdan la oración de Jesús en el huerto de Getsemaní, la traición de Judas, la condena del Sanedrín, las negaciones de Pedro, María y Juan al pie de la Cruz, entre otras.

    Así el ejercicio del “Vía Crucis” adquiere también el valor de un mayor contacto con las fuentes de la Revelación en la Sagrada Escritura.

    Quedaría ordenado en las siguientes estaciones con su correspondiente cita y meditación bíblica:
    1) Jesús en el Huerto de los Olivos (Mt 26, 36-46).
    2) Jesús es detenido traicionado por Judas (Mt 26, 47-50).
    3) Jesús es condenado por el Sanedrín (tribunal religioso judío) (Mt 26, 57-59). 4) Jesús es negado por Pedro (Mt 26, 69-75).
    5) Jesús es juzgado por Poncio Pilato (Mt 27, 24-26).
    6) Jesús es azotado y coronado de espinas (Mt 27, 27-31).
    7) Jesús es cargado con la Cruz (Mt 27, 24-26.31).
    8) Jesús es ayudado por el Cireneo a llevar la Cruz (Mt 27, 32)
    9) Jesús se encuentra con las mujeres de la ciudad de Jerusalén (Lc 23, 27-32)
    10) Jesús es crucificado (Mt 27, 33-35)
    11) Jesús promete su Reino al Buen Ladrón (Lc 23, 39-42)
    12) Jesús en la Cruz, la Madre y el discípulo amado (Jn 19, 25-27)
    13) Jesús muere en la Cruz (Mt 27, 48-50)
    14) Jesús es colocado en el Sepulcro (Mt 27, 60)

    Hemos colocado solamente una cita bíblica de cada “Estación”, pero se pueden buscar las paralelas correspondientes en los Evangelios.

    Esto provoca también un acercamiento ecuménico para la meditación común del Camino de la Cruz para los creyentes cristianos, tanto católicos, como evangélicos y ortodoxos.

    Y como el seguimiento de Jesús no culmina en el viernes santo, sino en el amanecer de la Pascua, el Vía Crucis no es el fin de la vida de Jesús ni de la vida del cristiano.

    En el amanecer pascual contemplaremos el Vía Lucis, el Camino de la Luz, las escenas de Jesús Resucitado, quien corporalmente resurge de la muerte con su cuerpo inmortalizado y repleto de claridad, tal como sucederá con los nuestros en su Segunda Venida Gloriosa.

    El Camino de la Luz es aconsejable para meditar durante los 50 días del tiempo de la Pascua, en los días Domingo, en que resucita el Señor, y siempre que uno encuentre gusto y consuelo en hacerlo. Lo veremos más adelante.

    Gustavo Daniel D´Apice – Profesor de Teología – Pontificia Universidad Católica

  • "Dialogando", con el Profesor de Teología Gust

    Eventos Evangelizadores

    PRODUCCIONES DIALOGANDO (RSL MIN 1675) presenta:
    Eventos Evangelizadores “DIALOGANDO”

    Eventos Evangelizadores “Dialogando” les ofrece actualmente, a través del Profesor de Teología Gustavo Daniel D´Apice, el abordaje de temas de espiritualidad, teología, Biblia, catequesis, liturgia, ecumenismo, Iglesia; filosofía, pedagogía, ciencias de la educación; cultura, actualidad, análisis, reflexión.

    Dialogando es un trabajo profesional sin fines de lucro al servicio de la Evangelización, en favor de la formación holística (integral, totalizante), de la persona humana en la comunidad. Los distintos ingresos se reinvierten en eventos de evangelización.

    Sus contenidos evangelizadores y didácticos están en plena comunión con el Magisterio de la Iglesia Católica y sus legítimos Pastores. Y tienen como fundamento: “El Libro del Pueblo de Dios. La Biblia”. “El Catecismo de la Iglesia Católica” y el “Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica”.

    Cuenta con el auspicio de Librería y Santería Pentecostés, Tucumán 369 sur, San Juan. Tel: (0264) 427-7260 . libreriapentecostes@uolsinectis.com.ar , y de otros colaboradores que figuran más adelante.

    Los programas evangelizadores, culturales, educativos y ecuménicos de “Dialogando”, se emiten por:

    EN TELEVISIÓN :
    Canal 4 TV San Juan. 35 de TVO. 35 de Supercanal.
    13 de Premium Contenidos Caucete. 3 de Jachalvisión. 4 de Iglesia Cable Color. 13 de Calingasta TV. 12 de Barreal.

    EN RADIO:
    FM 94.9 Nuevo Cuyo. FM 95.9 La Ciudad, de Capital. FM 107.9 Pop Latina. FM 92.3 Concepción. FM 92.5 Cristo Rey, de Caucete. FM 94.3 Atlas, de San Martín. FM 89.9 Láser, de La Puntilla. FM 95.7 Esperanza, de Villa Mercedes, Jáchal. FM 96.5 Master, Angaco. FM 92.1 Nuevo Sol, de Pocito. FM 102.1 Moreno, de Chimbas. FM 101.7 La Zero, de Angaco. FM 89.5 Luz, de 25 de Mayo. FM 102.7 Impacto, de Calingasta. FM 101.3 Súper Latina, de Calingasta. FM 109 Del Valle, de Calingasta. FM 104.9 Impacto, de Barreal. FM 90.3 Calín, de Barreal. FM 87.7 Guadalupe, de Los Ángeles, California. Y www.radio.catholic.net

    EN INTERNET:
    Portales Temáticos: http://es.catholic.net/gustavodaniel/ - http://www.autorescatolicos.org/gustavodaniel....
    Libro "Dialogando": http://es.catholic.net/biblioteca/libro.phtml?...
    Eventos: http://www.fundacionsfn.com.ar/dialogando.htm
    Consultorio de Biblia y Evangelios: http://www.es.catholic.net/consultas/consulta....
    Consultorio de Teología: http://www.es.catholic.net/consultas/consulta....
    Consultorios de Espiritualidad, Ética y Moral:http://www.es.catholic.net/consultas/consulta....
    http://www.almas.com.mx/almas/artman/publish/a... http://www.almas.com.mx/almas/artman/publish/a...
    Consultorio Vocacional: http://www.almas.com.mx/almas/contenido/herram...
    Consultorio de Ecumenismo y Diálogo Interreligioso:
    http://www.es.catholic.net/consultas/consulta....
    Consultorio Juvenil: http://www.almas.com.mx/almas/contenido/herram...
    Cátedra Virtual: http://www.uccuyo.edu.ar/catedras/courses/MART...

    EN AUDIO Y VIDEO:
    CD 20 Misterios del Rosario (CD20M):
    Los 20 Misterios del Rosario rezados y meditados con la cita bíblica correspondiente y con oración conclusiva en cada misterio, como pide Juan Pablo II en “Rosarium Virginis Mariae”. Suave música de fondo y gráfica a todo color conteniendo el material.
    DVD´s y videocasetes de los programas televisivos. CD´s en wap y mp3 y casetes de los programas radiales.

    EDICIÓN GRÁFICA:
    En preparación: “Dialogando” libro. Ya está en Internet: http://es.catholic.net/biblioteca/libro.phtml?...

    DIALOGANDO EN EL AULA:
    Cursos-Talleres autorizados por el párroco del lugar en comunión con el obispo diocesano. Auspicia Subsecretaría de Cultura de la Provincia. Con los temas tratados en radio y televisión. 8 Encuentros de 2 horas semanales = 16 horas presenciales. 8 horas de observación o investigación sencilla y 8 horas de trabajos prácticos corregidos por el Profesor. Con Apoyo y Consultorios “on line” y a través de msj. Material básico con carpeta y disquete de apoyo.

    Certificados de asistencia, y de asistencia y aprobación para quienes presenten los trabajos prácticos.
    Total de horas acreditadas: 40.
    Avaladas por el Ministerio de Educación. Resolución Nº 1675. Otorgan Puntaje. Asistencia: 80% de los encuentros.

    Temas a elegir y seleccionar o combinar:
    1. Revelación y Biblia. 2. Antiguo Testamento. 3. Nuevo Testamento. 4. Evangelios. 5. Apocalipsis. 6. Trinidad y Creación. 7. Cristología Bíblica. 8. La Iglesia de Jesús. 9. Liturgia en General. 10. La Santa Misa. 11. Los Sacramentos, envoltorios de la gracia divina. 12. El Desarrollo normal de la vida cristiana: Las tres etapas de la vida espiritual y los grados de oración. Virtudes, dones, frutos, carismas y bienaventuranzas del Espíritu. 13.Los preceptos de la Iglesia y los 10 Mandamientos. 14. Vida de oración: Formas, lugares y maestros de oración. 15. La oración de la hora de Jesús (Jn 17) y el Padre Nuestro. 16. Historia de la Iglesia.

    Bibliografía Básica:
    El Libro del Pueblo de Dios: La Biblia. El Catecismo de la Iglesia Católica. El Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica. La Instrucción General del Misal Romano. La Ordenación de las Lecturas de la Misa.

    VIDEOS- DEBATE: Ética de los valores (axiología).
    ”Vidas de Luz”: Media Jornada con certificado de asistencia. Rsl. Min. 1675.
    Títulos actuales: La Misión. Hermano Sol, Hermana Luna. Clara de Asís. Martín de Porres. Sor Faustina Kowalska. Laura Vicuña. Teresa de Calcuta. Padre Pío de Pietralcina. Juan Pablo II. El Cuarto Rey Mago. El Mártir del Calvario. El Manto Sagrado. La historia más grande jamás contada. Barrabás. El Exorcismo de Emilie Rose. Código Da Vinci. El Evangelio de Judas. Y otros.

    BIBLIOTECA:
    Más de 600 volúmenes de teología y espiritualidad a disposición de los participantes de los Eventos.

    DIALOGANDO “ON LINE”.
    Para los que no puedan hacer los cursos presencialmente. Deben estar autorizados por su Párroco.

    AUSPICIOS, AVALES, CERTIFICADOS, AGRADECIMIENTOS
    Las propuestas evangelizadoras, educativas, culturales y ecuménicas de Dialogando cuentan con el Auspicio Cultural de la Subsecretaría de Cultura de la Provincia de San Juan, según la Resolución Nº 0086. Tienen también el Aval del Ministerio de Educación de la Provincia de San Juan según la Resolución Nº 1675.

    Estos eventos cuentan, además del Auspicio de Librería y Santería Pentecostés, con el Auspicio del Instituto Superior San Nicolás de Bari, Victoria College, 1º Maderas y Berrocá Amoblamiento.
    Agradecemos la colaboración de Imprenta Lara, La Casa de las Tarjetas, Timoteo Foods, Dragomen, Rami Rani Competición, Merino Amoblamiento y Radio Virgen María.
    Además de: Iglesia Catedral. Parroquias: Nuestra Señora de la Merced y Nuestra Señora de los Desamparados, Santuario Arquidiocesano de la Inmaculada Concepción y Revista Pastoral Informativa.

    Agradecemos los espacios cedidos en canales, radios, hostings y aulas, en favor de la formación integral de la comunidad, así como a nuestros auspiciantes.

    CONTACTOS:
    E-mail: gusdada@uolsinectis.com.ar
    Tel: (54) (0264) 433-1239
    Cel: (54) (0264)-15-505-3326 (c/msj texto)

    Gustavo Daniel D´Apice es Profesor Universitario de Teología y Bachiller en Teología.
    (Pontificia Universidad Católica)
    Profesor de Filosofía y Ciencias de la Educación - Profesor de Música
    Catequista con Especialización en Niños, Adolescentes y Adultos - Catequista con Especialización en Espiritualidad
    Miembro de la Sociedad Argentina de Liturgia.

    ACTIVIDAD ACADÉMICA ACTUAL.
    En la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Católica:
    Teología I y Teología II en la Carrera de Martillero Público y Corredor de Comercio.
    Síntesis Teológica en la Carrera de Notariado, para Abogados recibidos que van a ser Escribanos.
    En el Instituto de Teología y Catequesis “San Juan Bautista”:
    Teología Fundamental. Sacramentos de Iniciación. Sacramentos de Curación y al Servicio de la Comunidad.