Blog 83


  • Más allá de tu muerte..

    Yo no creía que pudiera ser todo aquello que él veía cuando me miraba a los ojos.. Miré fijamente sus ojos negros y observé el severo rictús lleno de frialdad de sus labios cuando me acerqué a él. Mis labios rozaron los suyos brevemente llena de una inconmensurable emoción.. Noté su fría fiel rozar la mía y me acurruqué a su lado cubriendolo con mi cuerpo, con mis insinúantes curvas, con mi suave piel. Ya no era dueña de mi razón.. Hacia tiempo que la había perdído a cambio de estar a tu lado. Me reflejé en las ventanas abiertas sin brillo que eran tus ojos y deseé quedarme por siempre a tu lado.. Eternos.. Inquebrantables.. Que nuestro amor. Seríamos como Romeo y Julieta.. Por siempre juntos.. Por siempre jamás. Tomé de mi bolso la poción mágica que había preparado en casa.. Ya estaba decidido. Nos encontrarían muertos a los dos.. Apuré el contenido de la botellita con el veneno y volví a colocarme entre tus brazos.. Sólo lamentaba haber tardado tanto en hacerlo, aunque no más que el haber perdido la razón cuando después de entregarte mi virginidad tú te reíste mientras te burlabas de mi al decirte -te quiero.. Pero más aún sentía haberte tenido que matar para dejar de oír tu risa cruel mientras me confesabas que todo había sido un engaño. Aunque cuando al fin te callaste el silencio me susurró que sí me querías.. Y entendí que debíamos estar juntos más allá de la muerte. Me comenzó a vencer el sueño mientras sonreía complacida, al final cuando nos encontraran juntos, todos sabrían que nos amabamos de verdad y que ni la misma muerte nos podría separar.. Aunque viniera de mi propia mano..

  • Dos cruces negras...

    Podía haber dicho que no necesita la mayoría de las cosas que tenia y creedme cuando os digo que era verdad. Para algunas personas aquello solo eran palabras, pero ella había aprendido de la peor de las maneras que nada de lo que tenia podía hacerla feliz. había mirado fijamente aquellos ojos negros, se había asomado al abismo que parecia reclamarla desde el otro lado y había sentido un vértigo tan avasallador que había tomado la determinación de romper aquellos lazos de acero que parecian anclarla a aquel hombre que la torturaba con su indiferencia y aunque había imaginado hasta el hastio una y mil veces como seria ser suya y lo feliz que lo haria si él reparaba en ella mas de esa décima de segundo que tardaba en descartarla como la mas bellas de la mujeres, como a una opcion siquiera... y es que en aquel momento ella era plenamente consciente de que para El ella no era nada, solo la visión previa a los interruptores de la luz o a los pomos de las puertas, era lo que se interponia en su visión cuando él entraba buscando a alquien con la esperanza de que ese alguien fuera incapaz de resistirse a sus encantos... Esa era ella. Pero ella no queria ser así y por un momento la voz de su cabeza pareció cobrar vida propia. De pronto la llamó por su nombre y le preguntó sin reparos si creia que todo lo que ella era valia menos que la pintura que rodeaba a los interuptores de las habitaciones en las que en ocaciones coexistian. Definitivamente ella no era menos que eso, ni si quiera era menos que aquellas jovencitas delgadas y tan desprovistas de personalidad que necesitaban una minifalda tan corta que desviara la mirada de los hombres y no se percataran del tremendo hueco que había en su coco. No, ella no era su tipo. Por un momento se pregunto si era el tipo de alguien... Tendria que haber hecho una encuesta en face del tipo, tres cosas que debe tener una mujer para llamar tu atencion y que despues de un polvo no te preocupen que lo sepan tus amigos... Pero no, ella nunca entraria en los baremos. había en ella mil cosas que para los demas podrian ser positivas y una cuantas que para los demas podian ser nefastas y por lo visto esas pocas pesaban mas... Su exnovio le habria mirado con severidad, él la queria mucho, tenia muchos ex que la querian mucho y unos cuantos amigos con derecho a roce que tambien habrian dicho cualquier cosa con tal de estar en sus pensamientos la próxima noche de sabado que ella tomara demasiados chupitos de asenta y él volviera a mirarla como a un puto interruptor de la luz. Ahora estoy en ON, pensó... pero ellos siempre me ven en OFF Pero precisamente por algo eran ex novios, siempre hacían algo que le terminaba robando la ilusión y ella se alejaba como una araña mecida por el viento.... por algo ella pasaba las noches a solas y pensando en gilipollas.. en su pasado no estaba la solución. Miraba atrás y sentia todo ese cariño a destiempo y sentía pena. Ojalá la hubiesen querido a tiempo... decía su amiga Beatriz. Miri solo decía... ah no seas tonta. Pero sí había sido tonta. Ahora había optado por ser lista y ver las cosas tal y como eran. Ellos solo eran pequeñas gotas en su estanque y con tanta honda había olvidado lo mas importante... que el estanque era suyo. Joder, aquel puto estanque con sus peces color dorado y con aquellas aguas tranquilas con sus piedras negras cubriendo el fondo y aquella luz penetrando entre los arboles iluminando retazos de aquell paradisiaco lugar era sin duda todo suyo. Era la dueña de su destino... algunos habrían apostado a que no. Incluso habria quien se habría reído de ella por tan solo pensarlo y más después de los últimos acontecimientos. Todos la miraban de manera reprobatoria porque poco a poco había dejado que su espiritu se consumiera en la negatividad y ahora sus ojos se habían convertido en dos cruces negras perpetuas... pero había dejado de llorar, ya no le quedaban mas lagrimas, pero su mundo sereno se había llenado de tempestades. Mirarlo desde la cera de enfrente de aquel local cubierta por un halo de sombras no la hacia sentirse mejor... todo parecía sucumbir a la evidencia... ella era como un angel negro y supongo que no fue casualidad que con tan solo una mirada su mundo volviera a estar al borde del abismo... Entonces el deseo pareció tan solo una anécdota... el amor una quimera. Acabó con su mundo y ya solo podia sentirse el centro de una tempestad sin fin... y en el vórtice sentía la oscuridad cerniendo se sobre ella. De la nada una bandada de cuervos negros comenzaron a rodearla. Podria haberse asustado pero sentia sus alas acariciar su piel, sentía su suavidad y delicadeza y supo enseguida que no la dañarian... anduvo hacia él siendo sus pétreos ojos verdes un faro de luz imperturbable. Él la miraba envuelta en un las tinieblas y anduvo hacia ella como los barcos eran atraidos por los cantos de las sirenas... con marineros dispuestos a estrellar sus labios contra una esquina de sus bocas con la fuerza con la que las olas chocaban contra las rocas... Por primera vez vio sus ojos con aquella luz e intensidad, su piel parecía tan clara y brillante y sus labios eran oscuros como si los hubiese la reclamado la mismisima muerte, siendo su melena noche cerrada... la luna parecía haberse escondido. El mundo palideció y él la miró curioso y perdido en un sin fin de pensamientos y preguntas.... la miraste... por primera vez no hubo nada más en el mundo que ella... Pero tus manos quisieron tocarla y su piel ardió al contacto con tu calidez... su grito resonó ella que tanto de había amado había encontrado en tu desamor su poder y ahora las aves del infierno reclamaban tu calor en compensación.. ahora habían probado tu sangre y sin dejar de envolverme en su manto su danza infernal se volvió tan bella preñando el cielo de sus estelas negras como lágrimas oscuras cayendo del cielo sobre él... Sus ojos pasaron del verde esmeralda a un negro azabache... los cuervos atravesaron su cuerpo desmenbrandolo y reduciéndolo a minúsculos pedazos para luego entrar en su interior en forma de espíritu mientras las gotas de sangre salpicaban todo su cuerpo empapándola en su sabor metálico y dulce... Su lengua saboreó su labio con deleite mientras el ultimo espíritu de malignidad entraba en su cuerpo... agotada cayó al suelo. Un surco blanco se marcó en sus mejillas tornadas color carmesí por la sangre... La lágrima cayó lentamente limpiando su rostro...al principio lloraba por él, luego por verse al fin liberada... se había acabado la maldición de sus desprecios. Ahora era libre... La tormenta estalló sobre ella y sintió como la profusa lluvia comenzaba a dejar una estela roja tras de si... anduvo tranquila, alejándose con una sonrisa en los labios. Al amanecer no quedaría ni una gota de su sangre que pudiera traerle su recuerdo... al amanecer ella no volvería a pensar en él.

  • Decir adios...

    Y como un angel negro me sentaba a esperar la oscuridad cerniendose sobre mi... observé como una bandada de cuervos negros sobrevolaba mi cabeza y miré al cielo entregada a la vision de las nubes que amenazaban con romperse sobre mi.... y ví como con mi mirada llegué hasta ti y veia como tu te agachabas a mi lado y susurrabas mi nombre.. maldije esos labios que un dia devoré.
    Quise morir en ese instante... quise odiarte... quise gritar que te fueras de mi lado... pero solo extendí mis brazos.
    Cojer el botellin de cerveza y estamparlo contra el suelo solo fué ruido.... que tomara los cristales y rasgara mis muñecas solo era una forma de escapar de ti.

    Odio tu amabilidad,. tratas de ganar un perdon que nunca llegará... sencillamente porque no soy digna de la luz.... soy esclava de mi oscuridad.

  • Herida por la oscuridad..

    Su mirada era tan fría... o al menos ella la sentía así. Ya solo se sentía una sombra que apenas veía pasar tras de si por el rabillo del ojo pero tan carente de importancia que ni si quiera se apresuraba a mirar atrás...
    Esa era ella... una sombra...que se entregaba a la noche oscura y se volvía nada...
    Para ella su risa era como un certero puñal atravesando su corazón y sin embargo no le deseaba ningún mal... al menos solo pedía oír la verdad...
    -Abre mis ojos... dejame verte...y mirame... dejame encontrarte en mi oscuridad... y no digas que lo nuestro nunca fue verdad o al menos nuestro... duele...
    Porque para ella no había mas verdad que quererle, ni más luz que la de su mirada...

    Se marchó al baño y sin más repasó su maquillaje. Sus rasgos finos y los labios pintados con suma perfección le daba semejanza a las muñecas de porcelana.. Perfecta y frágil...
    Miró su piel clara y sus ojos verdes. Se vio radiante bajo aquella iluminación tenue y dorada... para el mundo ella no era ninguna sombra.

    Se marchó del local sin despedirse, sin mirar atrás y no paró hasta que llegó a un bar de carretera donde tipos de dudosa reputación jugaban al billar y trapicheaban con sustancias psicotrópicas.
    Entró y pidió una cerveza. Desechó el vaso y tomó un largo trago. En ese momento un motero de aspecto rudo, con barba de tres días y vestido con unos vaqueros gastados y una camisa con las mangas arrancadas se acercó a ella y con una sonrisa le puso delante un par de chupitos de whiskie y otro botellín de cerveza tan helada que aun tenia trozos de escarcha resbalando por el cristal...
    Ella lo bebió todo, no dudó un instante...ni si quiera parpadeó...
    Aquel tipo sonrió a sus amigos, tendría unos treinta y pocos años, no era guapo.. no tenia nada que ver con él, por eso lo eligió...
    Era tosco, rudo y fuerte...
    -Ven...- dijo con una sonrisa tan cautivadora que él la siguió como un corderito al matadero
    Lo llevó fuera... lejos del bullicio, lejos de las miradas curiosas y las risitas perversas. Una vez a solas empezó a besarle y él le levantó la falda sin contemplaciones y le arrancó las bragas de un tirón. Por un momento fue consciente de su fuerza y se sintió vulnerable.
    Nuevamente él hizo gala de su fuerza levantándola haciéndola colocar sus muslos alrededor de su cintura y apoyándola contra una pared...sin dejar de mirarla fijamente a sus ojos de gata...
    -Espera... -dijo entre jadeos y él se detuvo... ella se bajó...
    -Pegame...
    -¿que?- dijo estupefacto...
    -te he dicho que me pegues...
    -¿Eso es lo que te pone? Eres muy rarita para ser tan guapa... aunque las guapas son las peores...
    Le dio un bofetón. Ella volvió a girar la cara y le susurró sin voz... otra vez.
    Y él volvió a pegarla. Ella volvió a pedir más y él volvió a pegarla, las siguientes veces no tuvo que pedirlo..
    Aquel tipo comenzó una serie de golpes que enseguida le hicieron sangrar el labio, las mejillas le ardían y unos de los golpes fue demasiado alto y le rompió una ceja y el ojo comenzó a ponerse morado.
    Agotada y dolorida gemía con fuerza mientras lo miraba desafiante...
    -Ahora hazmelo todo lo fuerte que puedas... hazlo duro...
    No dudó, en apenas un instante la giró, la colocó sobre el capó de uno de los coches y la penetró con rudeza...
    Las embestidas la hicieron sentirse a merced de sus deseos... la hicieron sentir una muñeca de trapo entre sus brazos. Lo sentía sobre ella, con su aliento en su cuello, agarrándola y lamiendo su piel de forma lasciva...
    Al terminar se marchó a casa
    Dolorida, magullada, con el rostro sangrando y amoratado, se miró al espejo de su baño. Aquella luz también era dorada...
    -Ahora al fin me veo tal y como me siento por dentro... ahora mi dolor es real. Solo la infinita oscuridad mata mis sentidos...

  • Que debe tener una mujer para que la quiera un hombre?

    Para algunos el destino es la delgada línea que separa la locura del razocinio.. Yo soy una de esas personas que no pueden vivir con un por que? Sin respuesta.. Pero el Destino ya hace tiempo que dejó de ser la explicación perfecta para formas parte de la respuesta de los tontos..
    Hubo una época, más feliz sin duda, en la que no me preocupaba las razones del amor.. Tan sólo me centraba en vivirlo. Pero de eso ya hace mucho tiempo.. Demasiado tal vez, tanto como para arrancar una sonrisa de mis yelmos y fríos labios con una mueca tan triste como amarga..
    No lo entiendo.. He conocido mujeres maravillosas a los que los hombres ni sí quiera miran y se sienten como la mula infertil que vaga por los campos sabiendo que siempre estarán solas.. Y es que no entiendo como nadie al mirarlas ve todo aquello que como amiga me fascinó.. Independientemente de ser una mujer, veo sus cuerpos y sus cualidades y siempre pienso que afortunado sería..
    Pero para mi es peor la maldición.. A veces el deseo los vuelve animales que sólo piensan en probar las mieles de mi boca y mi piel.. Sabiendo que podrían quemarse en mi regazo y se lanzan sin tituveos a sumergirse en mis generosas caderas mientras su boca roba mi aliento..
    Y así pasa el tiempo aquel joven sin pensar en nada más.. Que en amar y ser amado.. Ser amado sólo por mi..
    Pero el alba llega y calienta su lecho y con él despierta del estupór del olor de mi piel de luna y mi pelo ya no le enreda en su tacto divino y mis besos ya no le queman la boca en un oasis de pasión.. Viene el alba y con él marcha mi amante pero no caballero y su despedida sólo es un susurro al oído, tan íntimo.. Tan suave.. Tan efímero.. Y yo me pregunto, por que? Por qué no es amor?
    Que no robe la noche el sentido.. Que no arrebate el alba su amor.. hazle fuerte en mi regazo y no permítas que lo toquen los rallos del sol..
    Que debe tener una mujer para robar en serio un corazón? Hacer que la amén con locura.. Que? Para vivir de amor..
    Pero sin tan buena fui para recibir tus atenciones.. Por que no para recibir su amor? quiereme como te amé yo..

  • Éste Jueves un relato¡¡¡¡ en los zapatos del otro...

    Por un momento Alvaro no solo probó las mieles del triunfo, sino que se sintió poderoso mientras conseguía domar a aquella mujer salvaje entre sus fuertes brazos.
    Durante meses había luchado con la empresa que lo había arrancado de la civilización hasta llevarlo a la otra punta del universo sin pararse a escuchar las razones que él pudiese tener para quedarse en la tierra... sin embargo él no tenia razón alguna para quedarse en aquel trozo de tierra decadente y acabado. Nunca debió volver, pero cuando le rebajaron de graduación por una incursión independiente en un planeta de tercera generación con recursos por explotar, no se lo dudó. Él podía oler un buen negocio a distancia y aquella pasta llevaba su nombre.
    Ni la matanza de los nativos, ni el desastre diplomático que aquello ocasionó fue culpa suya, sin embargo era el único que trabajaba para la unión de planetas confederados.. Él tuvo suerte. El resto fue condenado a trabajos en un planeta Sulfurita.
    Al poco de llegar a la tierra tuvo claro que para subsistir debía abandonar el ejercito y trabajar para una empresa privada.
    No era nadie y para nadie era nada...
    El viaje duró mas de nueve años, sin embargo él estaba acostumbrado a viajar en estado crionizado y prefería no pensar en la de años que había perdido así y la de gente que habría muerto mientras él seguía joven. Ni compañeros de estudios, ni amigos, ni si quiera mujeres... todos eran ancianos o habían muerto y es que en total se había pasado algo mas de 90 años viajando de un lado a otro de la galaxia tan solo por la pasta...
    Pero así era él...
    Encontrar aquellas piedras preciosas y aquellos metales extraordinarios eran su única prioridad.
    Marcó un perímetro y puso las defensas, siempre viajaba con un androide, le dolía ver a la gente envejecer a su alrededor en sus viajes... le recordada que por mucho que durmiera y permaneciera joven, algún día tendría que parar y entonces le alcanzaría la mortalidad... no podía negar su propia naturaleza.
    Al principio solo eran unos rallos a la nada, pero pronto empezó a sentirse observado y a ver sombras en aquel extraño paraje, hasta que un día lo notó dentro de su nave.
    Puso todo su empeño y recursos en tender una trampa al intruso y entonces la descubrió...
    Sabía que era una hembra porque tenia forma humanoide y era bastante parecida a las mujeres del planeta Versus, solo ocupado por mujeres ya, ya que las guerras diezmaron a los hombres. Los humanos la llamaban las putas del universo, porque se sentían tan atraídas por los hombres humanos que hacían cualquier cosa por estar con ellos.
    Pero aquella joven era distinta
    Era fuerte y salvaje y sus ojos... eran tan profundos y azules como los antiguos mares que salían en los museos de imágenes del pasado... aquella salvaje despertó en él no solo el interés, sino un deseo incontrolable que lo llevó a besarla....
    La reacción fue instantánea, no solo entendió todo su mundo en un beso, también sintió todo lo que ella sentía, conocía su historia y la de sus antepasados y descubrió cuanto amor y respeto había en todos los miembros de su familia, una familia que poblaba todo el planeta, todos estaban unidos, los nativos, las plantas y hasta el planeta... todo era uno y él sentía todo ese amor y ese respeto por la vida que su raza parecía haber olvidado.
    Vio la belleza de los rituales en los que las persona ancianas a través de un beso transmitía todo sus conocimiento a las nuevas generaciones y ésta se desvanecía fundiéndose con el planeta, volviendo a formar parte de todo aquel maravilloso mundo.. sin perecer jamás. No como él... por un momento se calzó sus zapatos y sintió el sin sentido de su propia existencia.
    La soltó... pero ella en vez de huir lo volvió a besar y ella absorbió todo aquello que él sentía en su interior, todos aquellos temores y toda aquella soledad que él mismo había creado a su alrededor... tanto temor y soledad y a la vez una luz interior tan fuerte como la que había visto en su pueblo... aquella joven lloró y sin más tomó su mano.
    Alvaro sintió una paz absoluta invadir todo su ser y en un instante todo se iluminó y como si de una fina nieblina se tratase se disipó en la nada y la luz invadió toda la instancia colándose por todas las rendijas hasta llegar a la tierra y fundirse con aquel planeta...
    No quedó ni rastro de Alvaro... aunque tampoco nadie lo echó en falta.
    Pero por siempre en aquel planeta al otro lado del universo se recordó la historia de un viajero que estaban tan solo y perdido que se fundió con aquel pueblo hasta formar parte de su historia y dando así una lección de amor a las generaciones venideras...

  • Dolor

    Me dolía la pierna, aquello acrecentaba la sensación de que no era un sueño. La notaba palpitante y me concentraba para no hacer ruidos de forma incosciente. Sabía que aquel instante era todo lo que había estado esperando durante los ultimos dos años.. Pensé en el dolor de aquel anhelo, en el miedo al fracaso, en todo lo que podía hacer mal y en todo lo que podía mejorar.. Pero al final, en aquel mismo instante sólo podía concentrarme en el dolor. Trataba de relajar el rostro para no llevar permanentemente un rictus serio y enfadado en el rostro.. Era mejor utilizar mis dotes interpretativas y fingir ante el mundo que aquel estaba siendo el mejor día de mi vida..
    Caminé dos pasos y al notar el acto reflejo de mi pierna al ceder al apoyarlo lo compensé y continué con otros dos.
    Mirada al frente.. Allí estaba él. Tenía sus ojos clavados en los míos, su belleza petrea y taimada parecía capaz de resistir el tiempo y es que no tenía nada que envidiar a los adonis que flanqueaban la entrada al olímpo.. Seguí pérdida en su mirada para instantes despues susurrar la palabra clave.. Él asintió y sin más corrió hacía mí cuando todas las miradas estaban fijas en nosotros.. La gente esperaba expectante a ver aquel movimiento y sin más levanté los brazos y me coloqué sobre una pierna mientras lo esperaba.. Él me tomó en vilo para luego lanzarme sin apenas esfuerzo hacía el otro lado del escenario..
    Momento de tensión en el ambiente.. Pero yo caí gracilmente y sin pensar ya más en el dolor.. Continué bailando como sin no hubiera mañana y el ayer nunca hubiera existido.. Sólo aquel instante importaba en realidad. Yo y el escenario..

  • La leyenda de la Dalia Negra y la Asesina de la luz..

    En un tiempo en el que la lucha y el acero movían el mundo, las mujeres no sólo eran débiles sino el objeto de muchas injusticias..
    En el fuego de la batalla en la guerra de los 100 años un grupo de hombres osó cometer el deleznable pecado de entrar en el sagrado templo de las vírgenes de las Dalias Blancas. Eran tan puras y mágicas que sus rezos eran los unicos que mantenian a raya a los monstruos del submundo..
    Veinte vírgenes fueron atacadas y violadas en los altares. Nueve meses más tarde nacieron 20 niñas todas con poderes sobrenaturales.. Todas bajo el signo de la Dalia Negra hermana vengativa de la diosa de la Dalia Blanca.. Todas menos una.
    Una joven sacerdotisa que tras descubrirse en estado vió en ello obrado un milagro dado que de niña un accidente le arrebató la posibilidad de concebir. Sintiéndose inútil para formar una familia decidió entregarse al noviciado y rezar por los inocentes.. Conforme la obscuridad se apoderaba de la orden más alejada se sentía de sus hermanas y un día decidió volver a su pueblo donde aún el joven que la amaba la esperaba soltero.
    Ella le explicó lo ocurrido y él le ofreció ser un padre para aquella niña..
    Mientras aquellas niñas nacían envueltas en la magia y la obscuridad, la otra niña nació en un bosque rodeada la antigua magia de la naturaleza arropada por la luz de la luna y las hadas del agua y la luz..
    Mientras las niñas de la Dalia Negra nacían con una marca en forma de luna en su piel.. Ella nacía con una flor negra.
    Pues en su piel se marcaba su destino.. Su objetivo.
    Sin embargo su madre temerosa de que muchos no lo entendieran así y vieran en aquella flor negra un signo de maldad, decidió ocultar aquella marca al mundo y criarla como a una niña más.
    Sin embargo en el santuario las niñas crecían rodeadas de magia y preparándose para cumplir su destino de venganza..
    Aquella niña nacida en el anónimato fué llamada Adila y era tan querida y apreciada por todo el mundo que creció sin pensar en nada más que en ser amada y feliz..
    Pero un día cuando apenas contaba con once años, mientras nadaba en un lago a la sombra y arrullo del viento y los juncos algo se rompió en su interior..
    Corrió a su poblado y sólo halló fuego y destrucción.
    Sólo su madre había sobrevivido gracias a la magia de su interior. En sus ultimos momentos de vida pronunció un antiguo conjuro de transición de poderes y conocimientos..
    Adila no sólo obtuvo los poderes de su madre sino que también supo en aquel instante todo lo que había acontecido antes de su nacimiento y lo más importante.. Cual era su destino.
    Supo que la última voluntad de su madre es que fuera en busca de su padre.. Que no era otro que el general del gran Rey, proclamado tras ganar la guerra..
    Y aunque había dejado atrás su terrible y obscuro pasado, aún mantenía intactas sus actitudes de asesino..
    Ella se presentó ante él con la verdad y aunque en un principio lo negó todo, siempre había temido que algún día le llegara la hora de pagar las consecuencia de sus actos..
    Así que no sólo la aceptó como su hija sino que le enseñó todos sus secretos de asesino y durante los siguientes años hizo de ella una máquina perfecta de guerra.. Ágil y mortal.
    No podía ser como cualquier otra joven de su edad, sólo podía parecerlo.. Porque su destino era evitar el destino de sus hermanas, evitar la venganza y el aniquilamiento de la humanidad de manos de aquellas jóvenes, sacerdotisas de la Dalia Negra..
    Porque ella era la Asesina de la luz..
    Continuará..

  • Las mil y una mentiras..

    Sopesé mis opciones durante los siguientes treinta segundos.. Mientras tanto fingi perderme en tu mirada. Mentirte a ti y otros muchos hombres se había convertido en un juego demasiado fácil para mí, tan sólo por el placer de poder hacerlo.. Sin embargo también se había vuelto tremendamente lucrativo.
    Me sentía como Lolita en los brazos de un hombre mayor.. Me deleitaba manejandote, aunque no dejaba de pensar que la niña allí era yo. Yo había hecho de seducirte un juego, para ti el poseerme era una necesidad..
    -Quieres casarte conmigo?- volví a oír de tus labios. Volví a sopesar mis opciones..
    Sólo había una.. Me tenía que casar¡
    Cuando llevas tanto tiempo fingiendo que amas a alguien y consigues que éste abandone todo por ti.. Cuando te pregunta sí te quieres casar con él, sólo hay una respuesta viable para que no te pillen la mentira.
    Tirarte a un tío por puro sexo era una cosa, fingir amor para conquistarlo y arrebatarselo a la competencia era intenso, pero casarte y para mantener la mentira.. Era muy distinto.
    Podía casarme por el sexo y el dinero, con él sabía que no me faltería de nada.. pero no podría fingir eternamente y él querría tener hijos..
    Pero ahí estaba yo, probandome mi vestido de novia con mis amigas, su madre y su hermana. Al verme vestida me entró el pánico, pero su madre me abrazó y me dijo que eran los nervios de la boda..
    Llegó el gran día.. Anduve por el pasillo camino del altar y sólo podía en pensar e imaginar que me encaminaba al patibulo, no quería pensar.. No quería estar en mi.
    El cura comenzó a hablar y cada palabra parecía un clavo más para mi ataud..
    -si alguien tiene algo que objetar.. Que hable ahora o calle para siempre..
    Sólo fue unos segundos de silencio.. Eternos.. Pendencieros..
    Cerré los ojos entregada a mi destino cuando un murmullo recorrió todo el templo.. Entonces lo vi.
    Se plantó ante mi y de rodillas me suplicó que no lo hiciera.. Me miro a los ojos, tomó mi mano y tiró de mi.. Salí corriendo dejando todo aquel polvorin a punto de saltar por los aires.. Corrí hasta que me faltó el aire y el corset se me clavó en el pecho..
    Me monté en el taxi sin mirar atrás y una vez lejos y segura me lo comí a besos..
    -gracias.. Gracias.. Gracias.. Millones de gracias.. Mientras le marcaba los labios y toda la cara con el rojo de mi carmin..
    -ahora sólo hay un problema.. -dijo muy serio sin apartar sus bellos ojos marrones- como coño le quito de la cabeza a mi madre de que soy hetero y voy a darle nietos contigo..
    Las carcajadas sobresaltaron al taxista que meneaba la cabeza de un lado para el otro tras destrozar aquel acto tan romántico del que se había sentido testigo privilegiado..
    -el vestido es monisímo..
    -A que sí? Lo he diseñado yo.. Oye y por que has tardado tanto? Un poco más y me pillas en el banquete..
    -Anda calla¡ Que no me ha dado tiempo cambiarme ni afeitarme y tengo una pinta de "gabilan" jaja aunque luego pensé que era mejor así.. Jaja
    -Jaja te quiero salva.. por cierto, te vienes de luna de miel?- le dije enseñandole los pasajes que había tenido la gran idea de guardar en mi vestido..

  • La humanidad de lo divino..

    Había oído su nombre mil veces de boca del resto de los mortales.. Sabía quién era y la devoción que los hombres le profesaban.. Aunque había sido criada como una no creyente y jamás había rezado.. Ni cuando el miedo o la adversidad se cebaron con mi madre y conmigo..
    Sin embargo allí estaba yo, en el Olímpo ante los dioses y lo único que podía pensar era en que no hayaba grandes diferencias entre ellos y las personas a las que había conocido.
    Zeus me miró fijamente y habló mientras los truenos resonaban amenazantes..
    Pero yo lo había perdido todo, ya no me quedaba nada.. Por lo que no temía a nada.
    Todos acordaron hablar con los dioses para pedirles que nos dejaran tener el control sobre nuestro propio destino, pero ninguno se había atrevido..
    Yo era virgen y sabía que mi sangre vertida en el templo de Atenea me permitiría ser escuchada.. Aunque a cambio debiera entregar mi vida.
    Llevada ante los dioses expuse el deseo de la humanidad y sólo el Rey de los dioses habló..
    Eres sin duda una humana valiente.. Y bella. Reconozco en ti vestigios de toda una nueva raza.. Tú eres hija de los dioses.
    -Os equivocais y en todo caso me niego..- yo no creo en los dioses y aún menos soy hija de uno de ellos..
    -Todos nuestros hijos son valientes, osados y bendecidos con un poder que no tendría ningún humano.. Tú eres una de ellos¡
    - una nueva raza?- susurré.. Los observé largamente y entonces algo dentro de mi se rompió y pude ver más allá de la apariencia humana.. Ante mi se hallaban unos seres de aspecto extraño e incluso todo a su alrededor parecía adelantado a nuestro tiempo..
    Tuve entonces una visión del futuro.. De un futuro tan lejano en el que el poder del rayo era utilizado para encender objetos de metal con luces y sonidos.. Los hombres vivían en casas perfectas y la tranquilidad y el bienestar había convertido a la raza humana en sus propios dioses donde algunos curaban con sus manos y otros creaban de la nada..
    -donde estaréis vosotros en ese futuro?- pregunté tratando de asimilar lo visto
    -los hombres no necesitarán siempre unos dioses en los que apoyarse para seguir adelante.. Vosotros sois nuestros hijos en más de un sentido.. Creamos a tú madre pero tú además eres también como nosotros..
    -soy una semidiosa.. Ahora soy divina?
    -hija mía.. En éste caso, tu humanidad es lo que te hace divina..

1 2 3 4 5 ...