Continuar a Netlog

segundos más
Página de perfil de unas_manos_suaves

unas_manos_suaves

hombre - 42 años, Desde Galicia, España
5.481 Visitantes

Blog 34


  • Página 33


    El aire que brota
    como el alba
    en la mañana dormida,
    los bufidos que se escapan
    sin previo aviso
    como una vía de agua
    abierta en la tubería
    del ser mismo,
    el sueño que sueña,
    la ventana que, abierta,
    aguarda la entrada
    del nuevo aire fresco,
    de los besos que descalman
    la quietud del silencio,
    nada es el todo
    y el todo que es nada
    si no se muerde,
    si no se agarra,
    si no se avista;
    hoy, como ayer,
    hoy, como mañana,
    no hay mejor elección
    que vestir la emoción
    y peinar la mirada,
    cuando el sentimiento
    te agita como un cóctel
    aunando pasión, locura,
    simpatía, derroche,
    haciendo día la noche,
    caminando los suspiros,
    sírvase en una copa,
    casi nunca será frío,
    porque la sangre hierve
    calentando los ayes
    que salen desde el pecho,
    contar todo el aire
    que sale a ese nuevo universo
    es tarea innecesaria,
    hay que dejar que los besos
    busquen pacientes
    la boca más indicada,
    que los ojos brillen en silencio
    al descubrir las coordenadas
    donde deben fijarse con ancla,
    que los dedos saquen alas
    para volar allí donde las palabras
    son monedas sin valor;
    con el aire de mis adentros
    sale, cada vez, una flor,
    algún magnífico pensamiento
    o el puro placer de ser vapor
    de mis propios cocimientos,
    quien sabe entender esta canción
    no pregunta de dónde proceden
    todos esos padecimientos
    que agrandan enormemente
    hasta el más pequeño corazón.

  • Página 32


    Creces y decreces
    sin ninguna prisa,
    por momentos te desvelas,
    tal vez sacrificas
    tus mejores horas
    o ninguna,
    creo oir desde esta cornisa
    una puerta
    que se abre
    o que se cierra,
    no acierto a desmentir
    su posible realidad,
    cartas sobre la mesa
    dispuestas boca arriba,
    una ventana hacia la primavera,
    una escalera que sube
    hasta los mejores escalones,
    una huida entre lo diferente
    para llegar a lo probable,
    vestirse de veracidad
    hasta nuevo aviso,
    ahora no sé,
    antes seguro,
    se iban volando las penas
    al primer susto,
    palabras que parecen piezas
    en un puzzle variopinto
    donde las que encajan
    ya no se sueltan
    de su lugar reservado,
    arte es vivir despacio
    bebiendo cada instante
    con el gusto más refinado,
    sin detenerse, adelante,
    avante a toda
    si hasta aquí has llegado.

  • Página 31


    No quiero llegar a tocar el sol
    ni vestir de carnaval a la luna,
    no lleno mis estanques
    de bagatelas insustanciales,
    prefiero la profundidad
    de una mirada cristalina,
    abierta como un mar salado,
    la oportunidad de cada risa
    en la vertiente de los ríos
    que bajan desde la garganta,
    sueño despierto muchas veces
    y, algunas, también dormido,
    no reconozco el gobierno
    de las mentiras habituales
    que han creado de la nada
    un verdadero imperio,
    los sorbos mejor lentos,
    pequeños,
    espaciados,
    con los ojos cerrados
    para concentrar el empeño
    en lo que nos subraya
    como proyectos de la esperanza,
    las volteretas sin ensayos,
    las palomitas en un estreno
    de una nueva sonrisa franca
    cuyo resplandor ciega,
    cuya naturalidad sobrepasa
    estos límites tan terrenos,
    vaciar, de cuando en cuando,
    ese algo que parece nada
    y, sin embargo,
    queremos creerlo tanto,
    empezar el siguiente asalto
    con la moral bien alta
    y la disposición a la sorpresa,
    que la inspiración inesperada
    nos atrape con las manos
    en la masa
    y con el corazón
    enterrado en el sentimiento,
    con diez cañones por banda
    mejor ir a otra guerra
    porque aquí sobran las armas
    que no disparen
    los más elegantes piropos
    a la mujer que pasa
    y reluce más que el oro
    o besos al aire
    que, a buen seguro,
    alguien los atrapa
    y no se pierde ni uno solo,
    en este cuento sin moraleja
    dejamos fluir las palabras,
    las emociones,
    los impulsos a toda vela,
    rompemos las barreras,
    a ver a dónde nos llevan
    estas transgresiones
    nada momentáneas.

  • Página 30


    Eres alguien
    y eres nadie,
    un vacío
    y una presencia,
    un silbido
    en la tormenta
    y un grano
    de suave arena,
    no hay locura
    que no deje huella
    si es bueno
    el viento
    que lleva la vela,
    creo en el ahora
    de cada momento,
    en que vivir
    es beber lento
    cada sorbo
    de cada segundo,
    puedo temer
    lo que más me guste
    y amar lo que resulte
    incluso imposible,
    nada hay inasequible
    si el corazón lo puede,
    si sabemos marcar
    muy clara la línea
    que nunca
    debemos traspasar,
    eres magia,
    eres aire,
    eres algo
    y tantas veces
    nada,
    eres lo que yo necesito
    o lo que quiero encontrar,
    eres un cúmulo de palabras
    o un sueño de película,
    eres alguien
    que me hace ser más
    o una idea hacia aquello,
    eres una posibilidad
    en un camino
    plagado de desconciertos,
    tal vez una rama
    a la que agarrarse
    para que no me ahogue
    la turbulenta corriente,
    eres lo que puedo
    o lo que no alcanzo,
    lo que adorna los silencios,
    eso que da finos trazos
    a la pared del pensamiento
    colmándolo de agasajos,
    sin tí no soy casi nada
    y sin tí debo intentar
    ser lo mejor de mi mismo,
    para conquistar tus miradas
    debo empezar por ganarme
    mis estancias y el respeto
    conjugado en primera persona,
    nada hay fuera
    si no se empieza
    alisando nuestro terreno
    por el que, a diario, pasamos
    sin darnos cuenta
    de lo mucho que le debemos
    y lo tanto que lo olvidamos.

  • Página 29


    Tal vez la duda,
    iracunda y libre,
    sola y muda,
    en mi soledad transitada,
    tal vez la gula,
    esbozada en la bruma
    sin una sonrisa
    en su cara,
    ahora o nunca,
    todo o nada,
    parece que los extremos
    abren fosas profundas
    en las que acabamos cayendo,
    me escapo de las horas
    y del concepto del tiempo
    que alguien ha implatado
    sin preguntarnos antes,
    sin pedirnos opinión
    o darle alternativas,
    me río de la locura
    que, descalza por el mundo,
    acaba haciéndose con todo,
    al final parece que justificamos
    hasta lo más injustificable,
    todo sea por dar razón
    a las peores razones que existen,
    se diría que vamos hacia atrás
    como cangrejos inconscientes,
    no nos damos cuenta
    de que el sueño de la vida
    se escapa en dirección contraria,
    vivir para que falte el aire,
    para llegar siempre tarde
    a todos los compromisos
    y sentirnos eternamente
    imperfectos y más lejanos
    del horizonte dibujado,
    mientras jugamos
    se escapan las sombras,
    se hunden los barcos,
    se plagian las inconveniencias,
    intuyo que algo falla
    o es posible que sean solo
    mis erradas suposiciones,
    no veo una buena jugada
    en esta mano gobernada
    por factores ajenos
    a mi cercana vivencia,
    deserto desde antes,
    desde mucho antes
    de comenzar a escribir
    una palabra con otra,
    una coma antes de un punto,
    dimito de esta farsa
    que acaba engulléndonos
    y pintando de tantos grises
    cada rincón y cada mueca,
    prefiero improvisar la sonrisa,
    no ensayar el espontáneo gesto
    y darle libertad a mis afectos
    para que se aferren donde quieran,
    no fingir que me interesa
    algo para lo que no estoy dispuesto,
    no visto lo que no es de mi talla
    ni comulga con la religión profana
    que inspira mis mejores rezos,
    no hay engaño ni trampa,
    pura coherencia y respeto
    por uno mismo y por otros,
    no envío mis mejores barcos
    a luchar contra los elementos
    y a hundirse en aguas turbias,
    la armonía fluye sin espinas
    ni hacer demasiado ruido,
    ¿por qué complicamos tanto
    lo que por su naturaleza
    es tan sencillo y sensaato?,
    una de tantas preguntas
    cuyo secreto no se desentraña,
    puede que nunca se encuentren
    estas perlas perdidas
    en alguna ostra sin marca,
    en el fondo, esto es la vida
    una secuencia de dudas
    que buscan una salida
    de la oscuridad desafiante.

  • Página 28


    Me desnudas
    y me arropas
    de serenidad tibia
    y del perfume de las rosas
    que una vez adornaron
    siempre bellísimas y rojas
    alguna parte de un jardín
    o el balcón de una anciana
    que supo escribir arrugas
    en su cara experimentada
    y alegrías en su corazón,
    me quitas las espinas,
    me muestras mariposas,
    gotas de lluvia fría,
    paraguas con la tela rota,
    ni sé
    ni tengo
    ni duermo,
    no hablo ni callo,
    vacío el recipiente
    para llenarlo de nuevo,
    el ahora es un antes
    y el luego es un supuesto
    que no podría haber imaginado
    sin hacer unos garabatos,
    no hay doctrinas,
    no hay reflejos,
    no quiero las mentiras
    que otros regalan,
    incluso una sola
    me sobra y me repugna,
    no acepto los peros
    que estrangulan cobardes
    a la esperanza tímida,
    cada uno a su puesto
    y el impuesto más severo
    al que nos sometemos
    es el pago irrenunciable
    de nuestros sueños,
    dando un paso atrás
    rompemos nuevos espejos
    donde no queremos vernos,
    evitamos el peligro infernal
    del cara a cara con nuestros miedos,
    confío en tí, te lo debo,
    aunque seas un puñado de aire,
    aunque la capa larga cubra tu sombra,
    a pesar de la laxitud que se apropia
    cuando escalo la pared escarpada
    siempre apareces y me invades,
    recalas en las miradas,
    exclamas con los ayes,
    resbalas por la fachada
    de mis valores principales,
    no te hundes ni naufragas,
    pervives sin caducidad en tiempo,
    resistes el envite de los huracanes,
    las hordas que ambicionan
    cada uno de tus fortines,
    eres tú y aparentemente nada,
    eres yo y rotundamente me redimes,
    ¿qué puedo hacer esta noche
    para no impedirte ser libre ?
    creo que lo más sensible,
    no se me ocurre otra cosa,
    es invitarte a no dejar jamás
    de fugarte de la oscuridad muda,
    a no permitir que te devore
    la mediocridad y la inmundicia,
    arrójate a la vida bulliciosa
    batiendo con enorme energía
    una a una e indivisibles
    ese par de alas cristalinas
    que te salvarán de la desidia.
    La vida es maravillosa.
    ¡¡ Debería haberlo escrito
    en letras mayúsculas !!
    Hazme un pequeño favor,
    corrígelo en tu memoria.

  • Página 27


    ¿Qué puedo decir
    de aquello que soy
    sin aparcar lo subjetivo
    y, por tanto,
    cambiar la perspectiva?
    ¿Cómo podría vivir
    sin vivir lo que siento
    y ser sentimiento
    en cada sentido?
    ¿Endeudarse con uno mismo
    o con el pudo ser y no fue
    o con el tal vez
    o con el nunca debía haber sido?
    Me pregunto demasiado
    y busco respuestas acertadas,
    la mayoría de las veces
    creo hallar una puerta abierta
    y encuentro ventanas cerradas,
    necesito momentos para tomar aire
    y volver de nuevo a soñar
    o, en ocasiones, a vestirme
    con interrogantes o admiraciones,
    echo piropos a la vida que pasa
    con su falda ajustada
    y sus tacones altos
    besando con sus labios rojos
    al instante precioso
    en que te mira seductora
    y te sonríe haciéndote dichoso,
    agradezco aquellas oportunidades
    que me ha ofrecido en bandeja de plata
    sirviendo a este corazón
    la mejor bebida para el alma,
    me definiría como una ruleta que gira
    lanzando la bola caprichosa
    sobre un número imprevisto,
    como un pájaro que se posa
    en la rama de un olivo,
    pacífica venganza la mía
    de aquellos sones perdidos
    en algún lugar del camino,
    no quiero mirar atrás,
    prefiero saber donde piso,
    ser dueño de mi caminar
    con la mirada tendida al infinito
    y buscar el más allá de la hipocresía,
    no admitiré jamás esa tiranía
    en los límites de mi sacrificio,
    prefiero morir de pie
    alzando un suspiro vehemente
    que vivir eternamente arrodillado
    sobre las piedras del olvido
    en ese jardín irreverente.

  • Página 26



    Caigo
    en mi propia trampa
    con un entusiasmo,
    cuando menos, sorprendente,
    reconozco aquellos signos
    que son parte de mí
    o que me identifican
    entre cientos de miles
    o millones de posibilidades,
    a cara o cruz
    invito a la suerte
    a distraerme
    complaciendo mis expectativas,
    huelo cada segundo
    que resulta inolvidable
    con la fe de un creyente
    en aquella religión
    que rinde culto
    a los sentimientos profundos
    y a la negativa a la indiferencia,
    al rechazo a hipocresías
    y superficialidades varias
    tan abundantes en estos tiempos,
    preso de mi contradicción
    y de mis espejos
    en ellos me reflejo
    de tanto en tanto
    superando el trago
    de enfrentarse a uno mismo
    mirándose a los ojos
    sin tocar en retirada
    a las primeras de cambio,
    procuro prometer
    lo que cumplo
    y vaciarme, de vez en cuando,
    para volver a llenarme
    de tantas bondades que encuentro,
    de esas sensaciones aladas
    que sobrevuelan mi cielo
    como pájaros que acaban posándose
    en algunas ramas escogidas,
    me abro y me cierro
    sin cadencias ni intervalos
    sino sometido al ritmo único
    de la libertad cegadora
    que redime y enamora
    hasta el final
    y desde el principio.

  • Página 25



    ............................................... RETRATOS Y PINCELADAS (VI) ..................................................- ..

    Fuerte como una roca y, al tiempo, flexible como una rama de árbol, regada por aguas de rosa mientras el amanecer se desploma cegado por el canto de tu despertar mientras cepillas tus cabellos ante la ventana que mira al oeste y sacas el aire como unas palomas que se echan a volar llevando su mensaje en paz tierra adentro y a través del mar.

    Madre del aire limpio que entra por la nariz y se respira con el alma joven, nube blanca para adormecerse con una hermosa mueca risuena dibujada en la cara, arena fina para recorrer con la punta de los dedos un día sin viento y sentir cómo laten las entrañas de ese firmamento maravilloso en su manera de suspirar la placidez espontánea, letra mayúscula en el alfabeto de los significados, jardín poblado por millones de flores a cada una más inimitable, cada cual más única y sugerente, paseo por lo delicado de la mano del afecto hacia la sublime belleza de la mujer que es deseo, valor, fuerza, sentimiento, riqueza,... brota de tí una fuente de la que bebo un sorbo con cuidado, gota a gota saboreo tantas excelencias sensitivas que temo haber profanado la cuna misma de la vida donde lo que otros llaman imposible se puede llamar milagro.

    Honrado debiera ser el pintor que imaginó tus trazos en un lienzo y dio color a tu esencia, vistió tus dientes de sonrisas aladas y agasajó a los ojos ajenos con una codicia insana de tu belleza, honrado también debiera ser el artista que moldeó la arcilla y dio forma a tu cuerpo bien trabajado en cada detalle y cargado de una fortaleza femenina y un tacto suavizado con el agua resbalando por sus manos, bendecido fue el músico que compuso la melodía que te diferencia entre miles y te hace acreedora de piropos gentiles, de signos de admiración agrandados oportunamente y de cortesías siempre insuficientes.

    Tiendes tu colada amigable
    desde esa punta del cordel
    hasta esta punta impresa,
    conduces al placer sereno
    de contemplar un paisaje
    y saberse alejado del tiempo,
    desprovisto de complicaciones
    o de embargos de la atención,
    suena tu rostro a sonajero
    con su dulce chasquido
    cargado de significados buenos,
    es grato dejarse arrullar
    por la magnificencia solar
    de tu rostro encendido
    detrás de un cristal
    de estaciones intermedias,
    de andenes sin parada,
    de emociones risueñas,
    no sé coser bien las palabras
    para entretejer las letras
    reflejando la luz de tu mirada,
    el intensísimo resplandor
    de ese rostro conmovedor
    de los cimientos mismos
    del ser humano.

    Despliegas poderosa tus argumentos de mujer que vence haciendo dulce la derrota y que conquista la mirada complacida con la fuerza de un oleaje agitado por la pasión que no se reprime ni puede saciarse de tan golosa, admirarte es obligado cortejo en la ceremonia de degustar la vida en sus formas notables y tú, sin duda, eres un exquisito bocado al paladar de las excelencias puras, transpiras energía poderosa y parece arder tu piel desde la lejanía por cuanto acercarse a unos metros tan sólo podría costar la vida aunque ¡¡qué magnífico tormento el perderla a tu orilla!! y nada sabe a miel si no es tu herida que, de tan honda, se admite como deseada locura y desangra las partículas de los deseos que emergen del mar de cada día para dormirse paulatinamente en la arena de esta playa de la fantasía

  • Página 24



    ............................................... RETRATOS Y PINCELADAS (V) ..................................................- ..

    Colmas la vista con tu luminosidad cegadora, se diría que has creado tú la risa cayendo en cascada, puedo equivocarme si digo que eres un torbellino, un pequeño huracán desbocado, en momentos impulsivos y el remanso más tranquilo en un valle encantado, destaca tu mirada tierna y a veces, seguro, traviesa y juguetona, visitas de cuando en cuando la picardía y no hay mayor talento que saber darle a la vida un poquito de picante en algunos momentos.

    Esa hermosa geografía sin aguas revueltas, con una arena tan limpia que podría uno reflejarse en ella mejor que en un espejo, la sombra perfecta para un sol abrasador, la mitad de una moneda para pagar admiraciones, la mitad de un acertijo cargado de buenas estaciones, abundan las curvas y, felizmente, apenas existen rectas en esta cartografía de observar de espaldas, de frente, de costado, vuelto se recuerda la imagen abrazando el aire dorado en una desnudez celestial propicia para que los grillos de la alegría entonen bien alto su canto.

    Con la punta del dedo
    en suave arrullo
    un lentísimo descenso
    por cada vértebra
    de tu cuello
    desde el nacimiento
    de la nuca
    hasta los confines
    donde el continente
    se separa en dos mitades
    prácticamente gemelas,
    leyendo como ciego
    cada resalte
    y cada hueco,
    cada hoja y cada pájaro,
    recorrer tu columna
    deslizando por cada hueso
    y la llanura intermedia,
    la espalda tuya
    es una tierra nueva
    para reconocer
    con los ojos cerrados
    y la yema concentrada
    en este descenso
    poblado de maravillas,
    hablarle con el tacto
    a tu cordillera meridiana
    y escuchar su canto
    florecer entre tinieblas

    Conserva a buen recaudo tu belleza porque es susceptible de robo, en ese resplandeciente rostro se fragmentan un amanecer, un paseo por la arena un día soleado de verano, la brisa salada del mar en tu melena, las perlas emergentes de tus ojos, un atardecer a la sombra de una montaña que te musita sus secretos rojos, hay tanta vida en tu fachada que es tentador traerse una tienda de campaña e instalarse frente a ella para disfrutar en cualquier momento de este paisaje en flor y ríete ya del cielo con sus estrellas

    Desbordante sensualidad en pequeños detalles adornados de filigranas, vitalidad conjugada con cada verbo y cada ademán en un ritual inacabado día a día, centellea tu estela plateada cuando deslizas la cola de tu traje de novia en la boda con la vida degustada sorbo a sorbo, milésima a milésima, fantasía a fantasía, paseando sobre la cubierta del barco que va rumbo hacia el mediodía de una mañana de primavera.

    Celebro con admiración tu capacidad para superarte y demostrar que sabes convertir la coquetería en un arte y la seducción en un carnaval de disfraces donde luces el mejor de todos ellos, te engalanas victoriosamente y con cualquier ornamento, hasta con el más sencillo, elevas el listón muy alto en la categoría del lucimiento de la mujer que es muy mujer y sabe diferenciarse de las demás mujeres, destacar en la conquista de la imagen que los ojos beben sorbo a sorbo para concluir rindiendo su reverencia a tus pies descalzos.

    Ffuerza inalienable
    plena de colorido,
    sangre de agua dulce
    que calma la sed inagotable
    de burbujas de sueños,
    rostro que baila
    entre el amanecer y el alba
    descorriendo la cortina
    con un gesto sutil
    de los dedos mágicos,
    flujo de norte a sur
    en una cascada roja
    de alas de mariposa
    y los reinos vasallos
    rendidos a tus pies
    besan los dedos descalzos
    y te llaman señora
    de los nuevos tiempos
    bautizados con rosas.

1 2 3 4